La verdad detrás de los Bonos de Casino

La Realidad de los Bonos de Casino Online

Durante los últimos años los bonos de casino han representado sin duda alguna un must have de los casinos online. Sin embargo, algunas voces empiezan a señalar un cambio. Las ofertas de bonificación y promoción representan un gran reclamo, ya que prometen dinero gratuito para apostar. El problema es que los créditos obtenidos deben ser gastados por obligación según ciertos términos y condiciones que figuran por lo general en letra pequeña o directamente en una ventana a parte.

¿Son una estafa los bonos de casino?

Los bonos de casino no son para nada una estafa, de hecho las ofertas de promoción y bonificación han gozado y siguen gozando de gran popularidad. No hay oferta sin demanda y por ello mismo existen una gran variedad de bonos distintos, promociones de bienvenida, semanales, mensuales, eventuales, bonos por invitar a amigos, por apostar en juegos nuevos o especiales, etc. Cuantas más opciones de bonos tenga un casino, más completo será y mejor se adaptará a los deseos del usuario.

 Las condiciones para obtener un bono de casino

Si eres consciente de tus habilidades y consideras que las condiciones para liberar el bono se adaptan a tus tiempos, posiblemente sea una buena manera de incrementar tu saldo, sobre todo si no tienes prisa por retirar tus ganancias.

Qué condiciones imponen los bonos de casino

Cuando recibes en tu cuenta el dinero prometido ya puedes empezar a apostar, pero hasta que no cumplas unas condiciones, no puedes hacer nada más, como por ejemplo retirar tus ganancias o participar en otras promociones. Habitualmente, las condiciones para liberar el dinero del bono suelen implicar un wager o cantidad mínima, es decir, cada bono indica las veces que debes usarlo antes de poder retirar las ganancias obtenidas.

Pongamos, por ejemplo, que te conceden 10€ con unos requisitos de apuesta de x45, lo que significa que en total tienes que llegar a apostar 450€ antes de poder retirar cualquier ganancia o participar en otros bonos. La primera pregunta que te viene a la cabeza es ¿cómo puedo apostar 450€, si solo me han dado 10€? Pues bien, te ves obligado a ir ganando apuestas para hacer crecer el saldo de nuestra cuenta para reutilizar la apuesta hasta 45 veces. En este punto de la ecuación sería lógico que te preguntarás ¿y qué pasa si tengo una racha de tiradas sin éxito?

¿son una estafa los bonos de casino online?

Además, rizando el rizo, en algunas ocasiones no todos los juegos cuentan por igual en los requisitos de desquite, ya que las apuestas en las tragaperras podrían contabilizarse al 100%, mientras que en el poker computarían un 50% y en la ruleta un 25%, por ejemplo.

Helen Walton, directora de marketing de la compañía desarrolladora Gamevy CCO, apuntaba este mismo año que "Centrarse en los bonos y los freespins (giros gratis), no en tanto que mecánica de prueba sino principal herramienta de comunicación, devalúa la imagen del casino y sus juegos. Mientras los proveedores y operadores tratan de recortar el margen de otras maneras, incluyendo engañosos términos y condiciones, la confianza entre todas las partes se va erosionando".

Efectivamente, todas estas cuestiones y dudas que han surgido en torno a los bonos de casino y sus términos y condiciones han llevado a una parte del sector a plantearse su honestidad. Al fin y al cabo, si un casino se rige según el principio del juego responsable y por diversión, no puede obligar a sus usuarios a ganar grandes sumas infinitamente.

En este sentido, ya son bastantes las voces que se han alzado en la industria de las plataformas de juego virtual para proponer un cambio en los métodos de marketing de las plataformas de juego en línea.

¿Qué ha cambiado?

Existen usuarios que entienden el juego como una manera de ganarse la vida. Se dedican, por ejemplo, a las surebets o apuestas seguras, que consisten en apostar por todos los resultados posibles casas deportivas para obtener un premio seguro. Estos usuarios han visto en los bonos de casino la posibilidad de conseguir dinero gratis, surgiendo así el bonus hunting o la caza de bonos.

La caza de bonos consiste en usar las bonificaciones del casino continuamente para conseguir dinero gratis. Los operadores se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo y subieron las tasas para liberar los bonos con el fin de proteger sus intereses. Este hecho perjudica a los jugadores honestos.

Actualmente, en algunas páginas web se recomienda aprovechar los bonos de bienvenida. Es decir, el usuario debe registrarse en un casino, aceptar el bono de bienvenida y empezar a jugar arriesgando grandes sumas. Si obtiene un premio (grande), gana dinero; de lo contrario el sistema propone que de la inversión por perdida y comience de nuevo en otro casino.

Es indudable que este tipo de tácticas no encajan del todo con el principio de juego honesto que promueven con tanto empeño las instituciones a través de la DGOJ o plataformas como Jugar BIEN, ni tampoco con evitar actitudes ludópatas.

Cuál es el futuro de los Bonos de Casino

Parece ser que la caza de bonos ha matado la gallina de los huevos de oro. Por ello, los operadores de juegos de azar se ven obligados a buscar nuevos métodos de bonificación y de captación de clientes. Como bien señala Gavin Hamilton, director de la compañía proveedora de software Red Tiger Gaming: "Los bonos son tan solo una herramienta más. Si nuestro objetivo como industria del entretenimiento es garantizar que los jugadores se diviertan, resulta completamente lógico que debería haber otros métodos para darles montones de diversión sin bonos.

Los jackpots son ciertamente uno de dichos métodos, al igual que los torneos y otras gamificaciones. Hemos trabajado muy duro para ofrecer la mejor colección de juegos y software complementario en la industria y ofrecemos a nuestros clientes una amplia gama de herramientas para que los jugadores disfruten".

Entre otras novedades, destacan sobre todo los programas de fidelidad o VIP, que permiten a los jugadores ir acumulando puntos a partir de sus apuestas y tiradas sin exigir nada a cambio. Algunos incluyen distintos niveles de juego, como el nivel azul, bronce, plata, oro y diamante. Subes de nivel al aumentar los puntos acumulados y consiguiendo mejores ventajas. Cuanto más apuestes, más ganas y si no apuestas, no pierdes nada.

La mejor parte de todo esto es que se han abierto nuevos tipos de bonos, sin dejar de ofrecer los tradicionales bonos de casino. Dicho debate no hace sino contribuir al enriquecimiento del negocio del juego, a la equiparación de oportunidades con más y mejores opciones para todos y a la protección de los derechos tanto de los casinos como de los jugadores.

¿Y tú? ¿Prefieres sentir la adrenalina durante el proceso de liberación de los bonos o la tranquilidad de los programas de fidelidad? Es imprescindible no olvidar que el casino es un lugar de diversión y cada uno tiene sus preferencias de ocio.