Estrategias en la Ruleta - Labouchere

El Sistema de Labouchère

El sistema Labouchère, también denominado sistema de cancelación (cancellation system) o sistema Martingale de división (split martingale), es conocido desde hace mucho y se aplica no tan solo en la ruleta o en otros juegos de azar, sino también en el negocio bursátil. Según las normas del sistema Labouchère, el tamaño de la apuesta se determina en cada ocasión de acuerdo con una lista confeccionada anteriormente por el jugador y que irá retocando durante el proceso de juego. La apuesta total se distribuye en 4 a 6 partes que se apuestan en probabilidades simples.

Cómo funciona el sistema Labouchère

Cabe destacar que no todos los casinos permiten a sus visitantes tomar notas en la mesa de juego y, sobretodo, si los usuarios en cuestión abandonan frecuentemente el casino con grandes ganancias en sus bolsillos. En este sentido, si la administración de los casinos convencionales que el jugador tiene a su abasto prohíbe a los visitantes la anotación durante el proceso de juego, este deberá dirigir su atención hacia los casinos virtuales, donde tales limitaciones no tienen lugar a ser, dado que nadie controla los movimientos del jugador.

El sistema Labouchère está pensado para apostar en las probabilidades simples con un pago de 1:1. Antes de empezar a jugar, el usuario debe escoger aleatoriamente 4-6 cifras, a distribuir en una lista de manera arbitraria y cuya suma es equivalente al banco de juego.

La apuesta se determina a partir de la suma de la primera y la última cifra de la lista. Si la apuesta resulta ganadora, se tachan estos dos números de la lista y la siguiente apuesta es equivalente a la suma de las nuevas primera y última cifra de la lista o bien a la única cifra que quede en la serie.

Si se pierde la apuesta, se inscribe su importe al final de la lista y la siguiente apuesta es el resultado de la suma de las dos cifras extremas, una de las cuales, de esta manera, es igual a la apuesta anterior. De esta manera, el ciclo de juego con el sistema Labouchère sigue hasta que no se haya tachado todo los números de la lista o se haya acabado el saldo del jugador.

Analicemos un ejemplo de juego según el sistema Labouchère: el jugador tiene un banco de juego de 100 $ y la siguiente lista de seis cifras: 10, 20, 30, 10, 20, 10 (su suma da 100).

Pongamos que el jugador apuesta cada vez por el rojo (aunque el sistema Labouchère no obliga a apostar siempre por la misma probabilidad). Tan solo el resultado de la tirada, ya sea positivo o negativo, puede influir en la modificación de la lista y del tamaño de las apuestas, y el jugador puede escoger libremente por que apuesta cada vez.

Apuestas de la estrategia Labouchère

La primera apuesta, de acuerdo con las normas del sistema, debe ser igual a la suma de la primera y la última cifra de la lista, por tanto, 10+10=20$. La siguiente tabla muestra el proceso de juego en la ruleta según el sistema Labouchère:

Tirada  Apuesta         Resultado       Saldo     Lista después de la tirada   
1 10+10=20 gana 20 +20 20, 30, 10, 20
2 20+20=40 gana 40 +60 30, 10
3 30+10=40 pierde 40 +20 30, 10, 40
4 30+40=70 pierde 70 -50 30, 10, 40, 70
5 70+30=100 gana 100 +50 10, 40
6 10+40=50 pierde 50 0 10, 40, 50
7 10+50=60 gana 60 +60 40
8 40 gana 40 +100 Todas las cifras han sido tachadas                           

Cuando el jugador consigue tachar todas las cifras de la lista, se considera que ya ha vencido y, además, ha doblado su saldo inicial y puede detener el juego con un balance positivo. Pero también puede confeccionar otro listado y reiniciar el juego según Labouchère.

Si se produce una serie de tiradas perdidas, el tamaño de las apuestas crece de manera progresiva, por lo que existe la posibilidad de que la apuesta exigida por el sistema Labouchère no se adecúe al saldo del jugador o, con menor frecuencia, a los límites establecidos por el casino.

Supongamos que el juego ha empezado con las mismas condiciones expuestas en la tabla anterior (un banco inicial de 100 $ y los números 10, 20, 30, 10, 20 y 10), pero el jugador ha sufrido una serie de tiradas desafortunadas:

Tirada Apuesta           Resultado      Saldo      Lista después de la tirada
1 10+10=20 pierde 20 -20 10, 20, 30, 10, 20, 10, 20
2 10+20=30 pierde 30 -50 10, 20, 30, 10, 20, 10, 20, 30
3 30+10=40 pierde 40 -90 10, 20, 30, 10, 20, 10, 20, 30, 40                            

Resulta obvio que ya en la cuarta tirada el jugador no tendría suficiente dinero en el banco de juego (tan solo le quedarían 10 $) para la siguiente apuesta que debería ser de 50 % (10+40) de acuerdo a las normas del sistema. Supongamos, por ejemplo, que el jugador decide añadir la suma necesaria en el banco y continuar con el juego según las reglas del sistema Labouchère:

Tirada Apuesta          Resultado      Saldo      Lista después de la tirada
4 10+40=50 pierde 50 -140 10, 20, 30, 10, 20, 10, 20, 30, 40, 50
5 10+50=60 pierde 60 -200 10, 20, 30, 10, 20, 10, 20, 30, 40, 50, 60
6 10+60=70 pierde 70 -270 10, 20, 30, 10, 20, 10, 20, 30, 40, 50, 60, 70
7 10+70=80 pierde 80 -350 10, 20, 30, 10, 20, 10, 20, 30, 40, 50, 60, 70, 80
8 10+80=90 pierde 90 -440 10, 20, 30, 10, 20, 10, 20, 30, 40, 50, 60, 70, 80, 90

Como vemos, con el sistema Labouchère las posibilidades de chocar con el máximo de apuesta en la mesa son bastante bajas. Teniendo en cuenta que en la mayoría de casinos el diapasón normal de apuestas para las probabilidades simples está entre 10 $ y 200 $, sería necesario soportar 19 tiradas sin éxito para llegar a superar el máximo establecido, lo que pasa muy pocas veces en el juego real.

Sin embargo, el ejemplo anterior demuestra que el juego según el sistema Labouchère presupone un crecimiento progresivo de las apuestas que resulta ser muy sensible en los bancos de juego de pequeñas dimensiones. Por este motivo, el sistema Labouchère normalmente se recomienda para los jugadores de ruleta más experimentados.

Existe también el sistema Labouchère inverso que aplica el principio contrario de modificación de las apuestas: si gana, el jugador añade el importe de la apuesta exitosa al final de la lista, y, si pierde, tacha de la lista la primera y la última cifra.

De esta manera, en el sistema Labouchère inverso, el tamaño de la apuesta disminuye en caso de una o más tiradas perdidas consecutivas, lo que lo convierte en una estrategia más adecuada para los jugadores que se inician en la ruleta.