Casinos en Bolivia

Casinos en Bolivia

El negocio del juego en Bolivia se encuentra en proceso de desarrollo. Los juegos de azar son legales en Bolivia, aunque las últimas modificaciones legales supongan fuertes restricciones y cierres de casinos. Se permiten los juegos de cartas, juegos de dados, ruletas, máquinas de azar, sorteos y loterías. Por el momento, el acceso al juego en línea o casinos online no está regulado.

Casinos online en Bolivia

Los jugadores bolivianos que juegan por diversión en casinos virtuales suelen escoger plataformas internacionales con licencia de otros países, asegurándose de esa manera la fiabilidad del operador. Entre ellos destacan SpinPalace, Rivalo, Gaming Club, Bet356, Casino Época, 888Casino y William Hill.

  • Rivalo es una plataforma de apuestas deportivas en línea que cuenta también con un casino virtual. Ofrece clásicas slots, juegos de mesa, poker, pozos progresivos y mucho más.
  • 888Casino ofrece juegos de todo tipo, tragamonedas, ruletas, juegos de cartas y juegos en vivo. Además de un bono de bienvenida de hasta 500€ y otras promociones. Está disponible en PC y dispositivos móviles, tanto Android como iOs.
  • Bet356 constituye una importante casa de apuestas deportivas en línea que también proporciona a sus jugadores juegos de casino como slots, ruletas, juegos de blackjack, poker y crupieres en vivo. Una web segura y con licencia.

En cuanto a las apuestas deportivas, cabe comentar que no gozan de mucha popularidad en Bolivia. Uno de los motivos señalados es la ausencia de un deporte nacional y buenas ligas de fútbol.

Tragamonedas más populares en Bolivia

Las tragamonedas que más éxito tienen entre los jugadores bolivianos, entre muchas otras, son Millionaire Genie, Starburst, Berry Burst, Gonzo's Quest y Mirror Mirror.

Millionaire Genie es una tragamonedas de 5 carretes exclusiva de 888Casino. Se inspira en el genio de la lámpara mágica que concede deseos, dispone de símbolos especiales, como el Scatter, que regala freespins, el Wild y el Bonus, que multiplican los premios, además de un jackpot progresivo.

Starburst es una famosa tragamonedas de NetEnt con 5 rodillos y 10 líneas de pago. En los tambores de esta máquina de estilo arcade giran iconos de neón, entre los cuales figura el Wild, que concede respins y hace de comodín.

Gonzo's Quest también es una máquina tragaperras de NetEnt de 5 tambores y 20 líneas de pago. Cuenta con gráficos de muy buena calidad, inspirados en la Civilización Maya y el explorador Gonzo. Entre sus símbolos especiales pueden aparecer el Free Fall, el Wild y el multiplicador Avalanche.

Berry Burst es una tragamonedas frutal de 5 rodillos creada por NetEnt. En sus filas aparecen limas, frambuesas, uvas y naranjas junto con los símbolos de cartas, diamantes, tréboles, picas y corazones, además del cubito de hielo, que aporta elevados premios y respins.

Fairytale Legends: Mirror Mirror también es un juego de tragaperras desarrollado por NetEnt. Cuenta con 5 tambores, 243 líneas de pago y una temática inspirada en la leyenda de Blancanieves, la bruja malvada y el espejito mágico. Ofrece hasta tres funciones especiales, Fairy Mirror Feature, Fairy Surprise y Fairy Magic Spin.

Legislación del juego en Bolivia

El Estado Plurinacional de Bolivia ha desarrollado diversas leyes y normativas para controlar los juegos de azar en un país con unos 11 millones de habitantes. En noviembre de 2010 fue aprobada la Ley n°060 de Juegos de lotería y de azar. Le siguieron dos Decretos Supremos (nº 0781 y nº 0782) en febrero de 2011 y por último la Ley nº 717 en julio de 2015.

La Autoridad de Fiscalización del Juego (AJ) es el organismo boliviano designado por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas para el control del cumplimiento de la normativa establecida y la concesión de licencias. La AJ también es la encargada de decomisar las máquinas de juego de azar empleadas en casinos ilegales y, más adelante, de entregarlas a operadores que hayan obtenido su licencia.

En Bolivia se permiten los juegos de cartas, concretamente el blackjack, todas las modalidades de juego de poker, baccarat, el juego treinta y cuarenta, los juegos de dados o craps, la ruleta americana y francesa, las máquinas de azar, tanto las tragamonedas, el video poker, juegos en vivo, juegos de bingo y loterías. También son legales aquellos juegos que incluyen jackpots progresivos. La Autoridad de Fiscalización del Juego ofrece información detallada los juegos autorizados, incluyendo las normas de juego y las apuestas aceptadas.

Bolivia está haciendo un gran esfuerzo por asegurar que el juego de azar presencial se realice bajo unas normas que permitan un juego responsable y se evite la malversación de fondos. El punto flojo de la legislación boliviana son las apuestas online, ya que hay un vacío legal que da acceso a cualquier casino virtual con licencia a la vez que abre el mercado a los casinos fraudulentos. Aún así, se calcula que tan solo el 30% de la población tiene acceso a Internet.

Casinos físicos en Bolivia

En este momento, hay pocas empresas que dispongan de licencia vigente concedida por la Autoridad de Fiscalización del Juego (AJ). Entre ellas figuran Operbol Games S.R.L., Curucusi Games S.R.L. y Lotería Nacional de Beneficencia y Salubridad. Durante los últimos años, a raíz de las actualizaciones de la normativa, se han cerrado bastantes casinos y decomisado muchas máquinas tragaperras. Sin embargo, también se han concedido nuevas licencias y abierto otras salas de juego, como el Casino Flamingo en Santa Cruz de la Sierra.

El futuro del juego en Bolivia

Para un mejor desarrollo de la industria de azar en Bolivia es necesaria la concesión de un mayor número de licencias para casinos físicos y la ampliación de la ley vigente para regular también el juego en línea. Por otro lado, sería positivo estimular el mercado con tal de popularizar las apuestas deportivas y la creación de organizaciones locales que luchen contra la ludopatía y promuevan el juego responsable. Sin embargo, para que el juego online goce de mejor éxito entre la población es imprescindible que se extienda el acceso a la red de Internet.